OJO ROJO CRÓNICO
(ALERGIAS, INFECCIONES, FATIGA...)

TRATAMIENTOS PALIATIVOS EFECTIVOS

1 - ¿Qué es el ojo rojo?

El ojo rojo es el trastorno ocular más común. En muchos casos se trata de una alteración relativamente benigna, sin embargo, en algunos casos puede tratarse de una patología mucho más severa que requiere atención inmediata.

Los ojos rojos se producen como consecuencia de la dilatación de los vasos sanguíneos o la rotura de  vasos capilares de la superficie del ojo, como consecuencia de alguna forma de irritación o infección.

Con frecuencia, nuestros ojos muestran síntomas de molestias como fotofobia, sensación de arenilla, picor y lagrimeo o sequedad, según las circunstancia. Los tratamientos habituales de gotas como lubricantes, vasocontrictores, etc. nos alivian pero no logran controlar nuestros síntomas y nuestros ojos muestran un aspecto de irritación y cansancio.

Existen diversas causas que pueden dar lugar a estos síntomas que podemos englobar dentro de este ojo rojo crónico: ojo seco, blefaritis, conjuntivitis alérgicas, infecciones de la superficie ocular, queratitis, escleritis, uveítis y en general, inflamaciones crónicas que afectan a estas estructuras.

Nuestro Centro de Sevilla, que nace bajo la denominación “Advanced Medical Center” dispone de tecnología de vanguardia junto con el equipo humano para el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de este amplio grupo de complejas enfermedades oculares que se engloban dentro de un ojo rojo persistente.

resumen ver video

2 - Causas más comunes del ojo rojo

Por lo general, el ojo rojo es causado por trastornos comunes como alergias, infecciones, fatiga ocular o conjuntivitis.  En algunos casos, esta patología puede ser signo de un problema de salud grave, tal como el glaucoma o una enfermedad sistémica.

Algunas de las causas más frecuentes del ojo rojo son:

2.1 Conjuntivitis

La conjuntivitis es la causa principal de enrojecimiento ocular. Se caracteriza por la dilatación de los vasos sanguíneos de la conjuntiva superficial, lo que se traduce en inflamación, hiperemia y en algunas ocasiones, supuración ocular.

Algunas de las formas de conjuntivitis más frecuentes son:

  • Conjuntivitis viral
  • Conjuntivits bacteriana
  • Conjuntivits alérgica
  • Conjuntivits tóxica o irritativa
posibles causas ojo rojo
La mayoría de los casos de conjuntivitis no revisten gravedad, pero algunos progresan hasta causar complicaciones serias.
2.2 Síndrome del ojo seco

El síndrome del ojo seco es una condición muy común en oftalmología. Consiste en la alteración de la película lagrimal, que causa una sensación de sequedad ocular, junto con otros síntomas como incomodidad, alteraciones visuales y sensación de arenilla en el ojo.

Esta patología también implica un aumento en la osmolaridad de la película lagrimal y la inflamación subaguda de la superficie ocular. Estudios recientes han demostrado que el ojo seco es una enfermedad inflamatoria con muchas características en común con la enfermedad autoinmune.

2.3 Blefaritis

La blefaritis es la inflamación aguda o crónica del borde palpebral, la cual se asocia frecuentemente con inflamación de la conjuntiva. Se produce por una alteración de las glándulas sebáceas, con posterior acumulación de secreciones que derivan en infecciones, por lo general bacterianas.

El patógeno más comúnmente encontrado en esta patología es el estafilococo, el cual origina una secreción anormal de sustancias lipídicas. Los síntomas son irritación ocular, sensación de arenilla, eritema y edema de los bordes palpebrales, entre otros.

2.4 Queratitis

La queratitis o úlcera corneal es la inflamación de la córnea, la cual se presenta como una respuesta del tejido ante la agresión causada por agentes infecciosos, químicos o inmunológicos. La inflamación corneal deriva en diferentes grados de pérdida de la transparencia y por lo tanto, en la disminución de la agudeza visual.

Las queratitis son afecciones graves que pueden comprometer severamente la capacidad visual del paciente y que además, pueden acarrear otras complicaciones como glaucoma, cataratas o endoftalmitis.

2.5 Escleritis

La escleritis es la inflamación del área blanca del ojo, con frecuencia está asociada con enfermedades autoinmunes y por lo tanto, requiere de una pronta evaluación por parte del oftalmólogo.

Dependiendo del área inflamada, la escleritis se divide en anterior y posterior. La forma anterior afecta la parte frontal de la esclerótica y la posterior, la forma menos común, la parte posterior del ojo.

Los síntomas de la escleritis incluyen dolor ocular, lagrimeo, fotofobia, visión borrosa, e incluso, puede ocasionar dolor en la cabeza o en el rostro del lado afectado.

2.6 Uveítis

La úvea es la capa vascular que se ubica en la zona intermedia del ojo, está conformada por el iris, la coroides y el cuerpo ciliar y suele dividirse en úvea anterior y posterior. La uveítis anterior es la patología que además de otros síntomas, suele acompañarse de enrojecimiento ocular. Se habla de uveítis anterior cuando se presenta inflamación del iris y los cuerpos ciliares.

Los síntomas de la uveítis incluyen enrojecimiento, dolor ocular, fotofobia importante, disminución de la agudeza visual y visualización de puntos o manchas oscuras en el campo ocular.

Muchas uveítis son idiopáticas; sin embargo, es común que los pacientes afectados de esta condición padezcan una enfermedad autoinmune tal como la artritis reumatoidea o el síndrome de Behcet. Cuando esta patología no se trata puede ocasionar daños irreparables en la visión, por este motivo es importante realizar un diagnóstico y tratamiento oportunos.

2.7 Glaucoma

El glaucoma es un aumento en la presión intraocular causada por una alteración en el drenaje del humor acuoso, lo cual puede derivar en daño permanente al nervio óptico y por consiguiente, ceguera. Esta afección suele presentarse en personas mayores, habitualmente más allá de los 60 años.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el glaucoma es la segunda causa de ceguera irreversible en el mundo. Esta afección constituye una emergencia oftalmológica y suele presentarse con síntomas como dolor ocular intenso, visión borrosa, dolor de cabeza y vómitos.

En muchos casos existe una predisposición genética a padecer de glaucoma. También es frecuente en personas con diabetes, pacientes que han tomado esteroides durante largo tiempo y en individuos con presión intraocular elevada.

Al igual que la diabetes no tiene cura pero se trata de forma eficaz hasta alcanzar una buena calidad de vida, el ojo rojo aún siendo algo hoy día incurable, es completamente tratable.

3 - Signos de alarma y síntomas

3.1 Síntomas

Entre los síntomas asociados con el ojo rojo se encuentran:

  • Dolor ocular
  • Irritación
  • Lagrimeo
  • Comezón
  • Sensación de ardor
  • Sequedad
  • Secreción
  • Sensibilidad a la luz
3.2 Signos de alarma

Cuando el ojo rojo va a acompañado de ciertos síntomas que pueden indicar una enfermedad más severa, se debe consultar de inmediato para evitar posibles complicaciones. En algunos casos el ojo rojo puede ser un signo de enfermedades graves, como las asociadas a las lesiones de la córnea, o enfermedades sistémicas como la artritis reumatoidea.

Los signos de alarma más importantes son:

  • Disminución de la agudeza visual
  • Alteraciones en la transparencia de la córnea
  • Aumento de la presión ocular
  • Dolor ocular intenso
  • Aparición de halos alrededor de las fuentes de luz.
  • Cuando se acompaña de síntomas como náuseas, vómito, dolor de cabeza, fiebre o sensibilidad inusual a la luz.
  • Si aparece como consecuencia de un objeto extraño o el contacto con una sustancia química.
  • Si el paciente no es capaz de abrir el ojo o mantenerlo abierto.
revision oftalmologica
El ojo rojo es el tipo de consulta oftalmológica más frecuente. La mayoría de los casos no revisten gravedad y se trata de un cuadro superficial que no afecta la visión de manera permanente. Sin embargo, en algunos casos, un ojo rojo puede ser el único signo evidente de un problema de salud grave que puede comprometer la visión e incluso, poner en peligro la salud general del paciente.

4 - Diagnóstico diferencial en consulta

En el diagnóstico diferencial del ojo rojo es de gran importancia la presencia o no de dolor ocular. También se consideran otros síntomas como pérdida de la agudeza visual, antecedentes de enfermedades oculares, fotofobia, lesiones traumáticas previas, uso de lentes de contacto y presencia de secreciones.

Cuando existe dolor ocular y la tinción con un tinte de color naranja, llamado fluoresceína, es positiva, se establece si el dolor mejora o no con la aplicación de un anestésico. En caso de mejoría se sospecha de daño a la córnea o lesiones herpéticas. Si el dolor no mejora con la aplicación del anestésico, las causas pueden incluir uveítis, glaucoma o escleritis.

En caso de no presentarse dolor, se debe determinar si existen o no alteraciones palpebrales. En caso de observarse compromiso de los párpados, dependiendo del tipo de alteración, los diagnósticos posibles incluyen blefaritis, triquiasis, ectropión o entropión.

Si los párpados son normales, se examina la presencia de supuraciones. En caso de no presentarse exudación se considera el hiposfagma o la conjuntivitis alérgica. Cuando hay supuración asociada, la causa corresponde a conjuntivitis bacteriana o viral.

5 - Posibles tratamientos

El tratamiento del ojo rojo depende de la causa, el enrojecimiento ocular propiamente dicho no se trata y no es recomendable la aplicación de vasoconstrictores.

En el caso de la blefaritis idiopática el tratamiento suele ser paliativo y limitarse a tratar los períodos de exacerbación. En estos pacientes se recomienda la higiene palpebral, que puede mejorar los  síntomas de manera significativa, y el uso de lágrimas artificiales. En el caso de la blefaritis infecciosa el tratamiento dependerá del patógeno asociado y consistirá en la aplicación tópica de ungüentos o gotas antimicrobianas.

Las conjuntivitis infecciosas se tratan de acuerdo al agente causal. En caso de infección por bacterias se prescriben colirios antibióticos que por lo general mejoran los síntomas en un lapso de 48 horas. Cuando se trata de infecciones víricas, el tratamiento es sintomático y consiste en la aplicación de antiinflamatorios, lágrimas artificiales y en algunos casos, antibióticos para evitar la sobreinfección bacteriana.

Las conjuntivitis alérgicas requieren un tratamiento individualizado que depende del grado de severidad y del carácter agudo o crónico de la afección. Este tratamiento puede incluir el uso de diferentes fármacos tales como antiinflamatorios, vasoconstrictores, antihistamínicos, corticoides, entre otros.

En el caso del ojo seco el tratamiento puede contribuir en la disminución de los signos y síntomas, pero no curará la enfermedad. El tratamiento se individualiza de acuerdo con la severidad y la respuesta de cada paciente. Las medidas terapéuticas incluyen la modificación de factores ambientales agravantes, uso de lágrimas artificiales y geles, consumo de Omega 3, entre otros.

  • "En la actualidad disponemos de herramientas muy poderosas: los hemo-derivados, fármacos inmunosupresores eficaces contra los casos severos, tópicos en gotas, potentes pero con efectos secundarios muy limitados, lágrimas artificiales de última generación, etc"

    Dr. Jesús Montero
    Dr. Jesús Montero Oftalmología

El tratamiento de la uveítis y la queratitis depende de la causa que desencadena la afección. Cuando son causadas por agentes infecciosos se recetan gotas antimicrobianas para combatir la infección.

La uveítis suele aparecer como consecuencia de una patología reumatológica de base, en este caso se debe tratar dicho trastorno para lograr una mejoría. El tratamiento puede incluir el uso de fármacos antiinflamatorios, inmunosupresores o citotóxicos.

El tratamiento del glaucoma se realiza mediante la aplicación de colirios que combaten la presión intraocular elevada. Algunos de estos fármacos disminuyen la cantidad de líquido en el interior del ojo o facilitan su expulsión. Entre los medicamentos utilizados para tratar esta afección se encuentran las prostanglandinas, los beta-bloqueadores, los inhibidores de la anhidrasa carbónica y los agonistas de los receptores adrenérgicos.

En algunos casos también se puede utilizar la cirugía o el tratamiento con láser. El tratamiento debe individualizarse de acuerdo con los antecedentes médicos del paciente, enfermedades actuales, severidad de la presión intraocular, edad, entre otros factores.

6 - Resultados y pronóstico tras el tratamiento

En general, las afecciones tales como conjuntivitis, blefaritis y ojo seco no producen pérdida de la visión a largo plazo. Cando existe un problema infeccioso, la afección suele remitir pronto una vez iniciado el tratamiento. En La blefaritis crónica o el síndrome de ojo seco, se pueden controlar los síntomas siguiendo las recomendaciones médicas.

En el caso de enfermedades oculares más graves como la queratitis, la uveítis y el glaucoma, el pronóstico dependerá de un diagnóstico y tratamiento oportunos. Los pacientes con diagnóstico de uveítis cuya patología de base está bajo control no suelen desarrollar secuelas visuales importantes.

En el caso del glaucoma es de vital importancia el control oportuno de la presión intraocular, de lo contrario el paciente puede perder por completo la visión en el ojo afectado.

recomendaciones ojo rojo
Quizás la mayor recomendación que hemos de hacer, es la de acudir a una revisión cuando se vean los primeros síntomas: el diagnostico y tratamiento precoz son muy importantes.

7 - Prevención y recomendaciones para evitar el ojo rojo

Las siguientes recomendaciones pueden ayudar a prevenir las complicaciones derivadas del ojo rojo:

  • Proteger los ojos del sol.
  • Dormir lo suficiente.
  • No frotarse los ojos de forma recurrente.
  • Parpadear con frecuencia y evitar esforzar la vista en exceso.
  • Usar lágrimas artificiales en caso de ser necesario.
  • Hacer buen uso de los lentes de contacto.
  • Asistir a controles periódicos, especialmente cuando existen antecedentes familiares de problemas oculares o factores de riesgo.
  • Mantener controlada la enfermedad de base, en el caso de pacientes con patologías auto-inmunes.

8 - Preguntas frecuentes en nuestra Clínica de Sevilla

8.1. ¿Mis ojos están enrojecidos, puedo usar gotas oftálmicas sin receta?

No es recomendable la automedicación en ningún caso. Ante la aparición de enrojecimiento ocular se debe consultar con el oftalmólogo para descartar una afección ocular grave y en caso de infección, aplicar el tratamiento correcto.

8.2. ¿Tengo antecedente familiares de glaucoma, podría estarlo padeciendo?

Las personas con historial familiar de glaucoma tienen un mayor riesgo de desarrollar esta enfermedad. En caso de tener familiares que han padecido de glaucoma se aconseja realizar una revisión ocular al menos una vez al año a partir de los 35-40 años.

8.3 ¿Tengo conjuntivitis, es contagiosa?

La forma más común de conjuntivitis es la producida por virus y es altamente contagiosa. Se recomienda el aislamiento para evitar contagiar a otras personas y practicar una buena higiene de manos.

9 - Precios y financiación

El tratamiento de este tipo de problemas oftalmológicos ha de ser abordado en consulta, ya que no existe una precio “que valga para todos por igual”. Es el estudio pormenorizado e individualizado de cada caso particular, con sus orígenes y síntomas, es el que nos sirve para planificar al detalle el tratamiento.

Quizás en un sola consulta ya estén resueltos todos los problemas. Déjanos un mensaje más abajo, escríbenos por email o llámanos por teléfono para poder conocer más detalles, sin compromiso.

Referencias y bibliografía medico-científica:
  1. https://www.msdmanuals.com/es-co/professional/trastornos-oft%C3%A1lmicos/s%C3%ADntomas-de-los-problemas-oft%C3%A1lmicos/ojo-rojo
  2. http://oftalmologiacostarica.com/ojo-rojo/
  3. https://www.msdmanuals.com/es/professional/trastornos-oft%C3%A1lmicos/s%C3%ADntomas-de-los-problemas-oft%C3%A1lmicos/ojo-rojo
  4. https://www.allaboutvision.com/es/condiciones/ojos-enrojecidos.htm
  5. https://www.medwave.cl/link.cgi/Medwave/PuestaDia/APS/1878
  6. http://www.san.gva.es/documents/246911/251004/guiasap028ocular.pdf
  7. https://www.msdmanuals.com/es/professional/trastornos-oft%C3%A1lmicos/s%C3%ADntomas-de-los-problemas-oft%C3%A1lmicos/ojo-rojo
  8. https://www.mayoclinic.org/symptoms/red-eye/basics/when-to-see-doctor/sym-20050748
  9. https://www.aao.org/salud-ocular/enfermedades/escleritis-tratamiento
  10. https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/uveitis/symptoms-causes/syc-20378734
  11. http://www.imagenoptica.com.mx/pdf/revista27/13.pdf
  12. https://www.medwave.cl/link.cgi/Medwave/PuestaDia/APS/1878
  13. https://www.clinicabaviera.com/glaucoma-sintomas-y-causas
  14. https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/keratitis/diagnosis-treatment/drc-20374114
  15. https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/uveitis/diagnosis-treatment/drc-20378739
  16. http://www.imagenoptica.com.mx/pdf/revista27/13.pdf
  17. http://www.medynet.com/usuarios/jraguilar/Manual%20de%20urgencias%20y%20Emergencias/ojorojo.pdf
  18. http://www.san.gva.es/documents/246911/251004/guiasap028ocular.pdf

Marshall, L. L., & Roach, J. M. (2016). Treatment of Dry Eye Disease. The Consultant Pharmacist, 31(2), 96–106.

Frings A, Geerling G, Schargus M: Red eye—a guide for non-specialists. Dtsch Arztebl Int 2017; 114: 302–12.

Tarff, A., & Behrens, A. (2017). Ocular Emergencies. Medical Clinics of North America, 101(3), 615–639.

 Leibowitz, H. M. (2000). The Red Eye. New England Journal of Medicine, 343(5), 345–351.

jesus montero iruzubieta

¿Quieres preguntar o comentar algo
sobre tu caso? Hazlo ahora.

Déjanos un comentario más abajo o escríbenos para mayor privacidad a info@colon15.com

Deja un comentario

¿Qué andas buscando?